Soy un trozo de nada girando sobre su propio eje, sin masa, sin dios y sin carga eléctrica, pero con un persistente momento angular. Soy nativo de Oz y el tercero en sentarse al té con la liebre de marzo y el sombrerero. Hombre lobo en piel de oveja. Una viruta de Luna, un girón de noche; un místico de clóset. Soy la onda, pero también soy partícula; me busco la vida de esquina a esquina sobre un bulevar con los sueños rotos.

Por principio, tengo más incertidumbres que Heinsenberg y comparto habitación con el gatito de Schrodinger. Creo en dragones, porque siempre siguen ahí cuando me despierto; veo fantasmas y celebro tremendas tertulias con las voces en mi cabeza. Soy tribal, trinario, primitivo y animal, soy una narración azul e inverosímil que se describe a sí misma y la fantasía repetida tantas veces que se volvió una realidad. Soy inenarrablemente más que las palabras con las que escribo, y soy silencio… que contempla recursivamente… que se sorprende y admira…

El nuevo analfabeta político

A partir del concepto de Bertolt Brecht, podemos decir que el analfabeta político ha evolucionado.

El nuevo analfabeta político descalifica a los que tienen ya elegida su preferencia política, pero al mismo tiempo no ha construido una propia. Se precia de no ser un #derechairo o un #nacarreado, aunque ella o él mismo no identifica la postura electoral a la que pertenece.

El Analfabeta Político de hoy en día, es obediente y sumiso, fluye con el va y ven mediático, a según de las tendencias y repitiendo en cualquier oportunidad los slogans y frases pegajosas de los actores en el poder, a quienes en secreto admira, pero en lo público rechaza.

En su definición de la realidad social, encuentra en las preferencias políticas un elemento de estratificación, donde un sector de la sociedad queda por arriba de la línea aspiracional, culta, ilustrada, acomodada y gente bien, y por debajo la prole mal educada, ignorante y gandalla, lacra social que no paga sus impuestos y carece de criterio. Ha simplificado su percepción del mundo mediante un dualismo maniqueo donde “ellos” son los malos y “nosotros” somos los muy buenos.

El nuevo analfabeta político tiene en su desarrollo dos fases: una etapa larvaria en la que es carne de cañón político, uniéndose alegremente a la turba enardecida en favor del linchamiento en turno; y ulteriormente una fase adulta, en la que se convierte en materia prima electoral.

Este desarrollo de su participación social, es sospechosamente simultáneo al flujo de las campañas políticas, que dedican los primeros dos tercios de la contienda a enfrentar a la sociedad, y un último tercio a explotar la impulsividad del electorado zombificado que dejó la reflexión de su #voto ¿democrático? para el último momento.

No busca, no investiga, no profundiza en la información; asume que las verdades que escucha son universales y confía ciegamente en ellas.

El nuevo analfabeta político no se da cuenta, y tampoco le importa, que ella o él mismo es la unidad mínima del estado corrupto y antidemocrático; cómplice y súbdito imparcial de los parásitos que se nutren con parsimonia de su cómodo analfabetismo.E
Artículo completo

Seamos electorado responsable

Creo que vale la pena ver más allá de los candidatos y prestar más atención a sus equipos de campaña y las personas que van a gobernar junto con ellos en el caso de que ganando las elecciones, quien sea se convierta en presidente.

La elección de su equipo es en si mismo, una firme declaratoria. Por ejemplo, AMLO no afirma una postura acerca de los matrimonios igualitarios, pero incorpora a Olga Sanchez Cordero para que sea su Secretaria de Gobernación, quien es una mujer que se ha jugado su carrera con decisiones a favor de las minorías, la jurisprudencia y la diversidad.

...quizá la recuerdes echando abajo el montaje de Televisa y Loret en torno a Florence Cassez, o exigiéndole a Zedillo transparentar frente a la cámara, la lista de fideicomisos relacionados con el FOBAPROA.

Ni Anaya, ni Meade o AMLO van a gobernar solos, y es prudente analizar el aparato político que han ensamblado en torno a ellos, para conocer la solidez de su posible gobierno. No vaya a ser que les suceda lo que a Peña Nieto con un gabinete inestable y a la postre ¿improvisado?, o peor aún, como a Donald Trump que despide o le renuncia alguien de su equipo cada tres semanas.

Suscríbete a la cuenta de Twitter de los miembros más relevantes del equipo de tu candidato favorito, busca en YouTube las entrevistas que han dado en los últimos tres años a las distintas televisoras y checa sus perfiles biográficos en blogs y páginas de la ancha Internet.

Comparte la información que encuentres interesante.

No olvides que no seremos gobernados por un individuo, sino por un equipo con diferentes áreas de experiencia, con sus antagonismos o contrapesos, equilibrios, sinergias y puede que hasta sabotajes.

Vamos un paso adelante de las estrategias de campaña y de esta turbia manipulación mediática que nos quiere zombificar volviéndonos una turba de linchamiento al servicio del debate político.

Yo no soy carne de cañón electoral, por eso paso de quienes tratan de decirme qué y cómo debo pensar. ¿Cuál es la postura que tu eliges para ti?
Artículo completo

¿México va a ser como Venezuela?

Mexico, 2018: año de elecciones presidenciales. Esta mañana me levanto de mi cama un poco harto de la repetitiva cantaleta de que si no escojo bien mi voto, vamos a acabar tan j*didos como Venezuela. Primero, yo me pregunto si está padre para nuestros amigos venezolanos el que se use el nombre de su patria, al estilo: "si votas por #YouKnewWho, va a venir Maduro y te va a llevar a la changada", ¿ya sabes?

Segundo. Han gastado tanto aire en convencerme de por quien no votar, que a la postre no tengo idea de por quién si hacerlo. Hoy en día conozco más del proceso nacional de Venezuela que del proyecto de nación de los azules, verdes o morenos... y si, porque como efectivamente me asusta "acabar como Venezuela", me he dado a la tarea de rastrear cómo llegaron ellos a la situación en la que están, y a saber si es verdad que desde un resbalón electoral en México, vamos a acabar de la noche a la mañana en la situación de una crisis semejante. ¿Te cuento qué fue lo que encontré?

Pues erase una vez un mágico país con las mayores reservas de #petróleo del mundo, y aunque no sea un producto de tan buena calidad como el que extraen de OrienteMedio, es mucho, lo que permite que prácticamente el total de la economía de este lugar al que llamaremos #Venezuela, se sustente en su extracción y procesamiento. PDVSA es el PEMEX de allá, el organismo nacional que se encarga de explotar este recurso.

Cuenta la leyenda que a #PDVSA le iba tan bien, que incluso extrayendo la misma cantidad de barriles de crudo, se permitió incrementar 4 veces sus gastos en salarios e inversiones, porque valía la pena compartir las mieles del petróleo con los simpatizantes del gobierno de Chávez y también, es cierto, generar más empleos. Esto ocasionó una tensa bonanza que se podía mantener mientras el mercado internacional siguiera consumiendo el crudo venezolano.

Sin embargo, entre la manía por expropiarlo todo, la dependencia financiera del país hacia su petróleo, y el desplome mundial del precio del petroleo en el 2014, le sacaron el tapete de abajo de sus alpargatas a esta llamada República Bolivariana. Y encima se les muere Chávez y Maduro se vuelve presidente de una nación que ya súbitamente no tiene dinero.

¿Que es lo que haces cuando no hay dinero?, pues claro... imprimes más dinero.

Imprimiendo dinero, devalúas la moneda y desatas la inflación (hoy, las más alta del mundo) al causar que los precios de todo se vayan al menos, a un 200% del costo. Entonces Maduro, que es una fuente inagotable de ideas brillantes, genera candados para controlar el flujo de la economía, como el "Precio Máximo de Venta al Público", es decir algo asi, como que si compras en el extranjero algo a 2 dolares, no podrás venderlo dentro de Venezuela a más de medio dólar. Lo que, tanto le da en la torre a las exportaciones, como que genera un mercado negro de bienes y dólares costosísimos.

Y por cierto, el producto principal de Venezuela resulta cada vez más costoso de extraerse, refinarse y distribuirse; y además del petróleo que deja de ser un recurso viable en la práctica, ya nadie quiere o puede importar otros productos al interior del país, ni maquinaria para PDVSA ni comida para la gente.

Y con la fiebre por la expropiación que redujo la inversión extranjera al mínimo, el flujo financiero de Venezuela es peor que mínimo.

Ah¡!, pero nada de esto es culpa de la mala administración del gobierno de Maduro, no... todo ello está causado por los golpistas / terroristas como Federico Lopez que quieren obstaculizar la revolución bolivariana. Y si la gente hace colas de 10 horas para hacer el super más básico, no es el pueblo necesitado el que se forma fuera de las tiendas, sino opositores que buscan desestabilizar a la patria, y por eso hay leyes que prohíben que se haga cola desde la noche o les echan al ejército. Y como la culpa es de otros, que vengan otros a solucionarlo.

...otros, como los Chinos, que invierten más de 20 000 000 de dolares en ayuda a Venezuela, a cambio de que Maduro les de apoyo incondicional para sus proyectos de la Nueva Ruta de la Seda y otras operaciones mercantiles no del todo equitativas en América. Además les tiene prometido barriles de petróleo que aún no extraen del subsuelo. Pero si esto no fuera suficiente, Venezuela ha elegido solicitar repetidos prestamos a sanguijuelas imperialistas como el banco estadounidense Goldman Sachs Group Inc. que en verdad parecen personajes estilo Al Pacino sacados de la película "Devil's Advocate".

¿Y dónde está ese dinero?, pues en parte se va hacia los acreedores de Venezuela, y en parte a Rusia, porque el armamento militar que Maduro ha estado comprándole a Putin, evidentemente no se paga solo. Así que ya sabes, si tu país va a la guerra y necesitas que alguien te preste a su ejército, pídele a Maduro que te preste el suyo, siempre que no lo tenga entretenido un martes cualquiera disparando plomo al mismo pueblo venezolano que puede entregarse non stop a 100 días continuos de protestas y movilizaciones.

Así que ahora, una vez que revizamos muuuuuy grosso modo el tipo de decisiones y el complejo proceso que condujo a nuestras hermanas y hermanos venezolanos a su situación actual, dime por favor, ¿por quién no he de votar para que México, desde un contexto internacional completamente distinto, termine compartiendo el destino actual de Venezuela?
Artículo completo